Linda Guacharaca | Crónicas de viaje
241
archive,category,category-cronicas-de-viajes,category-241,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

Y la profesora Gloria ladraba esto: - Buenos días, Yamila. Disculpa la molestia ¿Tú podrías decirle a Linda que mire su correo? Varios de mis estudiantes del aula de apoyo le escribieron y llevan días preguntándome cada cinco minutos que cuándo responde. Yo ya les dije que es una estrella con una vida muy ocupada, pero no creo que pueda resistir mucho más tiempo la situación.

¿Dónde consigo tu libro en Cali, Linda?

Como no siempre tendré mis torcidas patas por este barrio que se llama Pan pa'Linda - aunque los bípedos lo escriban Pampa Linda y todavía nadie me haya regalado siquiera una boronita envuelta en una loncha de tocineta-, el viernes fui con mi mamá a dar una vuelta por algunas librerías de la ciudad para ver si los libreros quieren distribuir el primer libro escrito por una perra criolla colombiana.