Linda Guacharaca | Nuevo destino: la frontera con Panamá
8688
post-template-default,single,single-post,postid-8688,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-16.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Nuevo destino: la frontera con Panamá

En dos semanas inicio un nuevo viaje. Pero no se trata de un viaje cualquiera; se trata de un viaje a un lugar bien apartado llamado Apartadó. Pondré mis patas de nuevo en el Caribe, en concreto, en la frontera con Panamá. Pero eso no es, ni de lejos, lo más especial…

Lo más especial es que voy a cumplir un nuevo sueño junto con mi mamá.

Por si no sabes de que te ladro, clava tus uñas bien fuerte al sofá…

Hace un año llegó una señora a mi stand de la Feria del Libro. Me pareció simpática y completamente inofensiva, de modo que ni gruñí ni le mostré los colmillos, aunque se acercara bastante a mi mamá para hacerse oír por encima de la algarabía:

-Me envía mi amiga Gloria, que es profesora en un colegio del Urabá. Me Recomendó mucho que le lleve “La vida es Linda” para la biblioteca.

Entonces mi mamá, ni corta ni perezosa, le regaló un ejemplar.

Ese mismo ejemplar viajó casi mil kilómetros hasta caer en las garras de Camilo.

Camilo era entonces un niño de 12 años cuya especialidad no era, precisamente, mantenerse quieto. Igual que la mía no es, precisamente, dejar que extraños entren a mi guarida.

Pese a ello, Camilo devoró la espeluznante historia de mi primer año con mi mamá en pocos días y me escribió esta carta que te muestro hoy, en primicia y exclusiva:

Como te puedes imaginar a poco que la conozcas, a mi mamá le entraron súbitamente unas ganas enormes de ir a conocer el Urabá, a Camilo y al resto de cachorros de su escuela. Igual que a mí.

La idea, parecía, sin embargo, haberse perdido entre los pliegues de su cerebro hasta hace exactamente dos meses, cuando Gloria, su profesora, nos escribió un guausapp

Continuará

6 Comments
  • Daniela ZC
    Posted at 14:30h, 15 mayo Responder

    Extrañaba leerte mi querida Linda, me como las uñas a la espera de ver que sigue de esta historia.. Muchos saludos a Yami y lambetazos y pelos negros que te envía Zambo

    • Linda Guacharaca
      Posted at 14:36h, 15 mayo Responder

      Querida Daniela, querido Zambo, yo también me como las uñas de las patas traseras… Cuando a mi mamá se le mete algo en la cabeza… ¡Ya sabes lo que pasa! 😀 Muchos lametones 😛 😛 😛

  • Mary y Lorenza
    Posted at 08:55h, 18 mayo Responder

    Que alegria que estés en tu trabajo de bloguera de nuevo!! Sabes que las queremos mucho a ti y a tu mami y que nos hacían mucha falta por aquí. Esta aventura está super…estaremos pendientes, me conmueve .mucho ese viaje tan largo para ver a los niños. Saludes de Lorenza. Besitos mi Linda 🙂 😉

    • Linda Guacharaca
      Posted at 21:43h, 21 mayo Responder

      Estoy de acuerdo con uds., ¡esta aventura está lo más de espeluznante! 😀 A nosotras también se nos paran los bigotes de la emoción de un nuevo viaje a ver la historia de mi vida en teatro. Les mandamos muchos abrazos y muchos lametones 😛

  • Yulissa Luna
    Posted at 15:56h, 18 mayo Responder

    Linda querida a donde vayas estaré siguiendo tus huellas y olfateos en las andanzas que emprendas.

    • Linda Guacharaca
      Posted at 21:45h, 21 mayo Responder

      Querida Yulissa, entonces debes tener una nariz tan telescópica y fina como la mía. Si en mi paseo encuentro algún popó de mula te lo ladro para que lo disfrutes conmigo, así sea en la distancia 😀 ¡Muchos lametones! 😛

Post A Comment