Linda Guacharaca | A través de mis pequeños ojos, de Emilio Ortiz
7609
post-template-default,single,single-post,postid-7609,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

A través de mis pequeños ojos, de Emilio Ortiz

En este libro Cross, un compañero golden retriever, ladra su vida con Mario, un chico ciego que no logra orientarse con su nariz, por lo que precisa de un perro-guía. Los dos viven como uña y mugre en España, el país de mi mamá, hasta que Cross también comienza a necesitar él mismo un guía porque ya está viejito y no puede seguir acompañando a Mario.

El libro comienza lento, luego se va animando cuando Cross mete la nariz en la vida personal de los protagonistas. De pronto es porque este compañero lleva una vida muy seria con gran responsabilidad pero el caso es que, salvo cuando logra hacer alguna travesura, su mente es muy humana. De hecho, parece ser el humano quien le dicta al perro y no al contrario.

Lealtad y sacrificio, son los ladridos claves del libro. En él Mario agradece a su compañero haberle entregado su vida. “Tú no elegiste”, le dice al final, cuando estás a punto de ponerte a chillar. En realidad ninguno de nosotros elige dónde nace y la vida que lleva. Algunos conocemos el mundo con nuestros papás, otros esperan todo el día sus cinco minutos de gloria en el parque, otros cuidan parqueaderos… Y todos intentamos, igual que Cross, vivir nuestra vida con el mayor grado de disfrute y amor que podemos.

Publicado por Duomo Ediciones en Barcelona, 2016

No Comments

Post A Comment